El interiorismo corporativo

Los emprendedores nos esforzamos en crear un negocio alrededor de productos funcionales y bellos, que desarrollan servicios profesionales rigurosos o que intermedian con amabilidad y trato exquisito. ¡Tenemos que diferenciarnos de nuestra competencia!

También buscamos posicionarnos en entornos relacionados con la calidad, el orden y el prestigio para que nuestra imagen de marca genere confianza y transmita eficiencia.

Por eso, es crucial cuidar todos los detalles, desde la identidad corporativa hasta el merchandising y las presentaciones pasando por la imagen exterior de nuestro equipo humano y nuestro dress code.

A menudo se olvida el espacio en el que trabajamos y recibimos a nuestros clientes, como si fuera un tema menor. El dinero hay que administrarlo y es frecuente que siempre existan otras inversiones más urgentes y necesarias. Nada más importante que convencer de que somos personas serias, confiables y honestas, cuidadosas y ordenadas, que transmitir esos valores desde los uniformes laborales, los dosieres o la documentación contable e incluso el interiorismo y estilismo de nuestras oficinas o despachos.

Mobiliario en buen estado, atemporal o siguiendo las tendencias, el pintado regular de puertas y paredes para reflejar limpieza o la mejora de la distribución de los valiosos metros cuadrados de nuestro imperio, como dicen los británicos para referirse a su lugar de trabajo, son fundamentales para los emprendedores y lo dicen todo de nosotros. La estética cuidada es un código silencioso y nuestra carta de presentación.

Desde Factótum Consulting os recomendamos cuidar la imagen que proyectáis al exterior porque el interiorismo es mucho más que un simple detalle y comunica nuestra filosofía sin darnos cuenta.

El naming

Cuando surge la idea de negocio y se desarrolla y se construye un nuevo proyecto con un equipo de personas implicadas en su éxito, a veces se pospone la toma de decisión sobre el nombre con el que se va a comercializar y dar a conocer esa idea, el proyecto y el producto o servicio.

Es obvia la importancia de la marca comercial (y la conveniencia de protegerla, como a toda la propiedad intelectual, adecuadamente) y en ocasiones algo tan concreto puede suponer la diferencia entre el éxito o el fracaso de una start-up, la proyección futura del negocio o su cierre. Porque es mucho más que un detalle…

A veces la elección del nombre viene dada por casualidad o por los juegos de palabras usados por los emprendedores en los infinitos brainstormings que se desarrollan durante la fase de ideación del proyecto. Otras veces encontrarlo puede convertirse en una pesadilla, demorarse en el tiempo y ser un bullet point eterno en las listas del “to do”.

El proceso del naming requiere mentes acostumbradas a y entrenadas para elegir y decidir las palabras que mejor resumen una filosofía, la funcionalidad de un producto, las bondades de un servicio o los valores de un equipo, por ejemplo.

En Factótum Consulting tenemos experiencia demostrada en la creación y desarrollo de numerosas marcas de éxito y nos encanta vivir con nuestros clientes el complejo proceso para terminar con un entusiasmado: “¡Ya está! ¡lo tenemos!”.

El mentoring

En las múltiples definiciones de mentoring se repiten dos conceptos: “relación de ayuda” y “ofrecimiento de consejos, información o guía” entre el mentor y el mentorando (o mentee).

Tanto en la esfera privada como en la profesional, el mentor (un directivo, empresario o profesional con experiencia y madurez) enseña y aconseja, convirtiéndose en modelo, consejero, inspiración y estímulo de otra persona.

El mentor se compromete, dedica tiempo, conocimientos y esfuerzo a que el mentorando desarrolle su potencial y sus habilidades en base a una relación de confianza mútua. El mentoring es una técnica compleja y no es muchas cosas: ni un curso o coaching ni un servicio de consultoría o un proyecto.

El mentor acostumbra a ayudar a su mentorando a establecer unos objetivos y le acompaña durante el camino para alcanzarlos, mediante el apoyo directo y la escucha empática, así como a través de la transferencia de conocimientos y experiencias propias.

En Factótum Consulting podemos ayudarte a desarrollar tu potencial para obtener tu mejor yo tanto a nivel personal como profesional. Nos adaptaremos a tu perfil y a tus necesidades para definir de manera simple y eficaz los objetivos que alcanzaremos juntos de la forma y en el plazo que vamos a determinar conjuntamente.