¡Una magnífica definición de emprendimiento!

Tenemos la oportunidad de escuchar a un octagenario empresario de éxito demostrado en varias empresas y diferentes líneas de negocio que nada tienen que ver entre sí.

En su explicación comenta que a sus hijos y nietos siempre les ha preguntado qué querían ser de mayores y su consejo o reflexión ha sido siempre la misma:

Quieres luchar por tus ideas e ilusiones o vas a luchar por las ideas y las ilusiones de otro?

Abrimos paréntesis para opinar que ambas opciones son igualmente posibles, válidas y hasta respetables porque no hay nada de malo en ser trabajador por cuenta ajena.

Pero la frase puede contener una definición de emprendimiento a tener muy en cuenta y lo interesante es que lodefine con el verbo luchar. Porque emprender puede llegar a ser muy difícil e incluso imposible…

¿El canvas sustituye el plan de negocio?

La respuesta es sencilla, pero veamos…

El canvas, resumiendo, sirve para presentar en un solo folio cuál es el modelo de negocio del que estamos hablando, considerando los clientes, las infraestructuras, la oferta y la viabilidad económica.

Ayuda a resumir el proyecto y la propuesta de valor que hace atractivo el negocio y generalmente se elabora en muy poco tiempo, una vez la idea está madura y ya se han realizado análisis de las áreas principales del mercado.

Por ello, el canvas no sustituye en ningún caso el árduo trabajo que supone preparar el plan de negocio, que suele ser extenso, requerir muchas horas de tu tiempo y contemplar datos tan relevantes y a la vez complejos como son estructura de costes, inversiones, financiación, fuentes de ingresos y proyecciones.

El canvas es, pues, un magnífico complemento al plan de negocio y el resumen que probablemente lea en primer lugar todo aquel que esté interesado en invertir en tu nuevo proyecto. Y eso responde al título de este post!

En Factótum Consulting te sugerimos que le dediques energía tanto al contenido como al diseño de tu canvas. Es lo que observarán primero, haciendo atractiva tu propuesta de negocio.

Las ayudas OCM para la venta de vinos europeos fuera de la UE

Hoy hablaremos de las ayudas a la promoción de los vinos europeos fuera de la Unión Europea, que son tan valiosas como desconocidas en el sector a pesar de estar en vigor desde el año 2009.
Dichas ayudas, conocidas técnicamente como “Ayudas OCM a la promoción”, tienen como objetivo fundamental dar a conocer y promocionar los vinos europeos fuera del ámbito de la Unión Europea y los fondos que se gestionan son administrados por los países miembro y, en el caso de España, por las CCAA.
Estas ayudas son financiadas a partes iguales por la Unión Europea y por el beneficiario de las mismas y éste último puede llegar a recibir una subvención del 50% del presupuesto presentado y efectivamente invertido.
Les acciones elegibles en el marco de esta línea de ayudas son básicamente las de relaciones públicas y medidas de promoción y publicidad, como viajes de misiones comerciales y/o inversas, gabinete de prensa, redes sociales o patrocinios, entre otras muchas actividades.
Para solicitar estas ayudas es necesario que el beneficiario tenga un programa de marketing y promoción para sus productos y adaptarlo a los requisitos establecidos por el organismo gestor de la ayuda (que son muchos y bastante complejos), que tendrá que evaluar el presupuesto y las acciones a realizar en el mercado de destino.
Las ayudas OCM a la promoción son difíciles de gestionar a nivel administrativo, si bien resultan de gran ayuda para las bodegas de todos los tamaños pues sirven para promocionar y difundir nuestros productos más allá de las fronteras europeas. Por ello, son altamente recomendables y así lo demuestra el incremento de ventas de vino europeo desde que las mismas fueron implementadas en 2009 hasta hoy.
En Factótum Consulting también podemos ayudarte a enfocar y gestionar los expedientes administrativos para solicitar las ayudas e incluso para tramitarlas una vez concedidas, así que no dudes en consultarnos y estudiaremos tu caso concreto.

Has pensado que tu página web es tu tarjeta de presentación?

Diseñar una página web no es nada fácil.
Hay que crearla, publicarla y revisarla porque hay que estar seguros de que transmite quienes y cómo somos.
Nos va a llevar muchas horas, reuniones con el diseñador, retoques, incluir apartados nuevos, decisiones y muchos cambios. Imágenes, artículos y opiniones de nuestro círculo más próximo.
No es en balde. Es frecuente recibir y encontrar personas que revisan la página web de aquellos con quienes se van a reunir.
Y es que la web dice mucho de nosotros, de quienes somos y de nuestro negocio. Así que vale la pena dedicar tiempo a algo tan importante como nuestra tarjeta de presentación en internet.
Revisa la tuya con objetividad al terminar este post. Seguramente pienses que necesita algún enfoque nuevo o retoques en los que no habías pensado.
Tu empresa está viva y tu página web necesita adaptarse constantemente a los cambios!

Las startup y las redes sociales

Estás creando tu propia empresa y eres un emprendedor que va a por todas.
En la lista de cosas que hacer y en las que pensar aparece, seguro, un apartado dedicado a las redes sociales.
Dependerá del sector al que vayas a dedicarte pero desde Factótum Consulting te hacemos una propuesta para que tu empresa esté dónde tiene que estar y bien representada, porque vas a tener que cuidar los detalles, hasta el más mínimo!
La empresa debe tener un perfil en LinkedIn, sin duda.
Probablemente, en Facebook. Aunque es más dudoso.
Si te enfocas a moda o tendencias, Pinterest es tu lugar natural.
Instagram para exponer productos e imágenes, en movimiento o no.
Si vas a transmitir opiniones o mensajes muy concretos, Twitter es una excelente propuesta.
Cada uno tiene su propio código y hay que encontrar el tono de tu marca, desde luego. Es recomendable que las redes, muy esclavas, las gestione un experto.
En Factótum Consulting podemos ayudarte, porque abrirse perfiles lo hace cualquiera pero tener un buen plan y dotarlos de contenido es una cosa muy distinta.
Y las redes sociales hay que tomárselas muy en serio!

Un deporte minoritario pero muy saludable: la autocrítica!

Es habitual oir quejas y opiniones, generalmente negativas, acerca de lo que deciden los gestores de las compañías, sean grandes, medianas o pequeñas.
Es fácil pensar que nosotros lo hubiéramos hecho de otra manera, casi siempre mejor.
Lo cierto es que quien toma una decisión lo hace casi siempre con una gran cantidad de datos e información que nosotros podemos tener sesgada.
Eso serviría para entender que el gestor en cuestión haya decidido lo que nos extraña o sorprende.
Sin embargo, es mucho más infrecuente que visitemos nuestras decisiones y las analicemos para ver su impacto en las personas, en los resultados y en la organización.
Es un ejercicio necesario para crecer como gestor y saludable para nosotros mismos y para la empresa en la que prestamos nuestros servicios. Sea nuestra o no. Sea grande o pequeña.
Y tú? Cuándo fue la última vez en la que fuiste autocrítico?

De dónde saco el dinero para emprender?

Ya te has decidido. Has hablado con amigos y expertos y están de acuerdo contigo en que tienes un proyecto que parece ganador.

No va a ser fácil y te estás arriesgando mucho pero sobre el papel funciona. Tu plan de negocio y tu canvas lo demuestran.

Para empezar, hay que hacer frente a algunos gastos inevitables y ya no tienes recursos propios por lo que hay que pensar en alternativas.

La buena noticia es que hay diferentes posibilidades sobre las que trabajar. Y en Factótum Consulting podemos orientarte sobre cuál es la que mejor encaja para tu proyecto. Cuando quieras hablamos!

Cerrar mi startup? Yo, fracasar?

Empezaste un poco por fuerza, probablemente, pero con mucha ilusión. Y miedos.

Has estado haciendo las cosas lo mejor que has sabido y te has asesorado y has dedicado meses de tu vida a transformar una idea en realidad.

Tienes el producto en las manos. O el servicio innovador creado. Has hecho tanta labor comercial como has podido. Incluso has consultado con un experto en marketing para que te rediseñe la página web, te prepare un catálogo disruptivo y un buzoneo.

Pero las ventas no llegan, los números no salen, hay que pagar los préstamos y es imposible bajar más los gastos.

Quizá seas uno de los emprendedores que se quedan por el camino, empiezas a pensar.

Pero antes de cerrar el negocio (que nunca lo ha sido porque los gastos siempre han superado los ingresos), te sugerimos que quemes el último cartucho y nos llames.

Revisemos juntos los datos más relevantes y es probable que encontremos algo que permita pensar que queda esperanza para tu proyecto.

Los principios de los emprendedores y los asesores fiscales

Has decidido emprender. Y tu lista de tareas pendientes es muy larga. La revisas cada día y es difícil tachar gestiones y marcarlas como completadas.

Lo más probable es que en tu hoja de cálculo o en tu documento Word tengas un punto para los impuestos y la fecha en la que hay que liquidarlos.

Es cierto que cada vez es más fácil cumplir con las obligaciones tributarias, incluso telemáticamente.

Pero es aún más cierto que tener en orden la documentación y cumplimentar formularios es entretenido y te quita algo que necesitas con urgencia: tiempo.

Liquidar el IVA no le aporta nada a tu startup. Rellenar formularios no aporta valor añadido a tu proyecto y el tiempo es un bien escaso que debemos administrar con atención.

Por eso, probablemente lo más conveniente es encontrar a un asesor fiscal que se ocupe de tus gestiones y se responsabilice de que tus obligaciones fiscales estén en orden.

Estarás un poco menos solo y mucho más tranquilo para dedicarte en cuerpo y alma a lo que nadie más que tú puede hacer: transformar tu idea en realidad!

La soledad del emprendedor

Se dice que los Consejeros Delegados están muy solos en su día a día. Y es que el poder hace desconfiar.

Pero muy poca gente tiene presente que una soledad muy parecida la sienten los emprendedores y los autónomos.

Los comienzos, por lo menos, suelen ser solitarios. Con suerte, el equipo llega un poco más adelante.

Y en esa soledad surgen dudas, preocupaciones, miedos y también alegrías, a las que debes enfrentarte sin poder compartirlos, más allá de las tres F (familia, locos y amigos, en sus iniciales en inglés).

Desde Factótum Consulting te recomendamos que encuentres tiempo para el networking y para encontrar a tus pares. Seguro que podéis compartir experiencias en las dos direcciones.

Y, si te resulta difícil encontrar a alguien de confianza, aquí estamos nosotros. También estuvimos solos y sabemos por lo que estás pasando!