El interiorismo corporativo

Los emprendedores nos esforzamos en crear un negocio alrededor de productos funcionales y bellos, que desarrollan servicios profesionales rigurosos o que intermedian con amabilidad y trato exquisito. ¡Tenemos que diferenciarnos de nuestra competencia!

También buscamos posicionarnos en entornos relacionados con la calidad, el orden y el prestigio para que nuestra imagen de marca genere confianza y transmita eficiencia.

Por eso, es crucial cuidar todos los detalles, desde la identidad corporativa hasta el merchandising y las presentaciones pasando por la imagen exterior de nuestro equipo humano y nuestro dress code.

A menudo se olvida el espacio en el que trabajamos y recibimos a nuestros clientes, como si fuera un tema menor. El dinero hay que administrarlo y es frecuente que siempre existan otras inversiones más urgentes y necesarias. Nada más importante que convencer de que somos personas serias, confiables y honestas, cuidadosas y ordenadas, que transmitir esos valores desde los uniformes laborales, los dosieres o la documentación contable e incluso el interiorismo y estilismo de nuestras oficinas o despachos.

Mobiliario en buen estado, atemporal o siguiendo las tendencias, el pintado regular de puertas y paredes para reflejar limpieza o la mejora de la distribución de los valiosos metros cuadrados de nuestro imperio, como dicen los británicos para referirse a su lugar de trabajo, son fundamentales para los emprendedores y lo dicen todo de nosotros. La estética cuidada es un código silencioso y nuestra carta de presentación.

Desde Factótum Consulting os recomendamos cuidar la imagen que proyectáis al exterior porque el interiorismo es mucho más que un simple detalle y comunica nuestra filosofía sin darnos cuenta.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *