Emprender es arriesgado: hazlo de la manera más segura.

Emprender es arriesgado porque supone apostar por una idea de negocio, una intuición, una ilusión.

De entre todas las tareas que entrarán a formar parte de una check list que revisarás casi a diario, estará la del aseguramiento de riesgos.

No siempre tomamos en serio que algo puede salir mal, que cabe la posibilidad de que nuestros actos u omisiones deriven en responsabilidad, que los terceros podrían tener mejor derecho que nosotros, por muy original e innovadora que parezcan la idea o el nombre elegido. O que se pueden producir daños contra nuestros prototipos y oficina o maquinaria.

Por ello, es crucial revisar a qué riesgos nos enfrentamos como emprendedores y directores del nuevo proyecto y, sobre todo, cubrirlos a tiempo.

Un seguro siempre sobra y es caro hasta que se necesita y se observa que se ha estado pagando por algo no ajustado a la realidad.

Te recomendamos auditar los riesgos y, una vez cubiertos, revisarlos periódicamente para asegurar que protegemos únicamente lo necesario. Pónlo en tu lista, no lo olvides.

En Factótum Consulting también podemos ayudarte a diseñar la mejor cobertura al precio adecuado para que emprender sea seguro.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *