News & Blog

Factotum - Noticias
8 de septiembre de 2021

Ser autónomo… ¿una moda?

El Estado del bienestar ha colapsado y la mayoría de los 194 países del mundo es incapaz de ofrecer puestos de trabajo de calidad a los millones de licenciados y nuevos titulados que surgen cada año.

España posee una tasa de desempleo en agosto de 2021 del 16,13%, según la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística (INE): más de 3.5 millones de personas, un 4% más de mujeres que de hombres y un paro juvenil del 40%, el más alto de Europa.

¿Sorprende que el país tenga un tejido emprendedor muy bien estructurado,  sólido y comparable al de otros países de la Unión Europea?

Si el Estado no puede proveer de trabajo digno, los jóvenes se ven obligados a buscar empleo por su cuenta o en otro país, descapitalizando así al país que le ha formado y visto crecer.

Y por eso nuestros jóvenes (y lo que ya no lo son tanto!) tiran de creatividad, de familia, amigos y locos (FFF) para materializar sus ideas y crear un proyecto o forma de vida. Una opción es «hacerse autónomo».

Darse de alta como autónomo por primera vez e iniciar un proyecto por cuenta propia es complicado y genera nuevas obligaciones, en especial en forma de cuotas mensuales a abonar a la Seguridad Social.

Existen bonificaciones para los nuevos autónomos, como la conocida “tarifa plana”, gracias a la cual quien cotice por la base mínima pagará una cuota de 60€/mes durante el primer año y quien lo haga por encima de la base mínima tendrá una reducción del 80% de las cuotas. Esta bonificación es aplicable durante dos años si se desempeña la actividad en un municipio con menos de 5.000 habitantes.

Después, el autónomo aún dispone de ciertas bonificaciones y reducciones, aunque ya dependen de si pertenece a determinados sectores de población: todos los autónomos pueden tener deducciones del 50% de la cuota por la base mínima los seis meses siguientes y de un 30% los seis meses posteriores.

Los menores de 30 años y las autónomas menores de 35 años tienen en los 12 meses siguientes una reducción del 30% y aquellos con discapacidad de al menos un 33%, las víctimas de violencia de género y de terrorismo tendrán una reducción del 50% en la cuota durante los siguientes 48 meses.

Hay otros casos, como la pluriactividad (cuando un trabajador está en dos regímenes de la Seguridad Social, de autónomo y por cuenta ajena, por ejemplo) y los colaboradores familiares de autónomos, que pueden tener una cuota del 50% de la correspondiente a la base mínima en los primeros 18 meses y una del 75% en los siguientes 18 meses.

¿Y después de las bonificaciones, qué?

Cuando se agotan las reducciones y bonificaciones de cuotas, deben hacer frente a su totalidad: para el año 2021, se aplicará el tipo de cotización del 30,60%: con la base mínima de 944,40€, la cuota mínima de autónomos en 2021 será de 288,98€. Con la base máxima de 4.070,10€, la cuota máxima de autónomos será de 1.245,45€. Con la base mínima de autónomo societario de 1.214,08€, la cuota mínima resultante es 371,51€.

En Factótum Consulting sabemos que todo lo anterior es muy complejo, además de cambiante y que hay que buscar asesoramiento para estar seguros y tranquilos frente a hipotéticas inspecciones, dando siempre cumplimiento a las exigencias legales, así que estaremos encantados de acompañarte y asesorarte si empiezas tu proyecto personal ahora. O en unos meses. También…!